Sextorsión. Chantajes sexuales al alza

Sextorsión. Chantajes sexuales al alza

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos


Esta píldora formativa forma parte de la ponencia "Riesgos digitales: SSG" y pertenece al Módulo 2a "Concienciación en ciberseguridad" de C1b3rWall Academy 2021. El objetivo de la misma es dar a conocer en qué consiste la pornovenganza, el delito de sextorsión y los diversos métodos usados para llegar a las víctimas.

¿Qué es la sextorsión?

La sextorsión se puede definir como el delito que se produce por las amenazas a una persona chantajeada con fotos o vídeos de sí misma desnuda o realizando actos sexuales. Habitualmente se amenaza con publicar el contenido si no se paga una cantidad económica o no se envía material autoproducido, aunque también puede ser usado como chantaje emocional.

¿Qué es la pornovenganza?

Se habla de pornovenganza, una denominación que no convence a mucha gente, cuando ese sexting escapa de control y llega la difusión no consentida de imágenes o vídeos íntimos a través de redes sociales, mensajería instantánea, plataformas de contenido para adultos o cualquier medio social en el que se pueda difundir la información.

Si una de las personas involucradas en una relación en la que se ha dado una vinculación emocional del tipo que sea difunde, publica o muestra públicamente material íntimo sin consentimiento de la persona, se entra de lleno en un delito. Desgraciadamente, estas situaciones están a la orden del día, aunque la mayoría no da el paso de denunciar. Y es un delito en España contemplado en el artículo 197.7 del Código penal, incluido en 2017.

Campañas de sextorsión

Las campañas de sextorsión surgen por parte de estafadores del amor, aunque en la mayoría de ocasiones se producen por grupos organizados. Tanto en un caso como en otro salen de caza en la red en busca de nuevas víctimas de su extorsión sexual bajo amenaza de publicar imágenes íntimas. Las víctimas se cuentan por miles en todo el mundo y nuevamente el porcentaje de personas que se animan a denunciar es muy pequeño, la vergüenza suele ser la causa principal.

Las formas de llegar a sus víctimas son muy diversas, desde contactos en redes sociales o apps de dating, pasando por bases de datos filtradas de correos electrónicos, mediante el hackeo de cuentas e incluso a través de cámaras web o cámaras IP hackeadas.

Cuando se produce una sextorsión, todo da la vuelta y a veces surgen lamentaciones por no haber tomado precauciones en la práctica del sexting o por haber pecado de ingenuidad ante conocidos y más ante desconocidos.


¿Todavía no formas parte de C1b3rWall Academy? El contenido es gratuito, únete a otras 30.000 personas desde este enlace.

                   

Si te interesa este tema, puedes consultar la información y cursar el Máster en Ciberseguridad o ver la oferta de másteres desde aquí


Ponente: Yolanda Corral

Yolanda es licenciada en Periodismo, periodista y formadora especializada en ciberseguridad de tú a tú y competencias digitales. Además, es fundadora del canal divulgativo "Palabra de hacker".