Sánchez asegura que los ciudadanos pagarán lo mismo de luz que en 2018

El presidente también ha afirmado que los presupuestos para 2022 contemplan la mayor inversión social y de servicios públicos de la historia

Sánchez asegura que los ciudadanos pagarán lo mismo de luz que en 2018

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos


Durante su intervención en la sesión de control al Gobierno celebrada en el Senado, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha defendido la eficacia de las medidas adoptadas por el Ejecutivo para rebajar el precio de la luz.

En respuesta al portavoz del Grupo Popular en el Senado, Javier Maroto, el presidente ha precisado que la subida del precio de la electricidad afecta al conjunto de Europa y que el recibo de la luz tiene tres componentes: el coste de la energía, los impuestos y los costes fijos.

Sánchez ha mantenido que, gracias a la reducción del 61% de los impuestos y del 50% de los costes fijos que está adoptando el Gobierno, los ciudadanos van a pagar en diciembre, de promedio, una factura de luz semejante en 2021, descontada la inflación, a lo que pagaron en el año 2018.

24.000 millones en inversión social y servicios públicos en los PGE 2022

Pedro Sánchez ha afirmado que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) propuestos por el Ejecutivo para 2022 supondrán la mayor inversión social y de servicios públicos de la historia democrática, con más de 214.000 millones de euros.

"Son buenos en términos de cohesión social y territorial y para hacer la recuperación económica lo más justa posible tras la pandemia", ha asegurado, y ha invitado a todos los grupos parlamentarios a negociarlos y apoyarlos.

"Acertarán si aprueban estos PGE", le ha dicho en concreto Sánchez al senador de Junts per Catalunya y portavoz del Grupo Parlamentario Nacionalista, Josep Lluís Cleries, que se había interesado por las previsiones para Cataluña.

El presidente ha destacado medidas que también beneficiarán a la ciudadanía catalana, como la revalorización de las pensiones o el Ingreso Mínimo Vital, el aumento en la inversión para las políticas de dependencia y salud —especialmente atención primaria y salud mental y bucodental, cuyas partidas se triplicará—- y la protección social a través del bono social térmico o las ayudas para el acceso a la vivienda, especialmente de los jóvenes, así como inversiones en infraestructuras y transportes.