Liberadas cinco mujeres que eran explotadas sexualmente en Tarragona

Además, las víctimas eran engañadas con falsas ofertas de empleo y obligadas a consumir y vender estupefacientes

Liberadas cinco mujeres que eran explotadas sexualmente en Tarragona
La Policía Nacional realizando el registro en uno de los pisos de citas de la localidad de Amposta

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos


Según informa el Ministerio del Interior, la Policía Nacional ha desarticulado una organización criminal transnacional dedicada, presuntamente, a la explotación sexual de mujeres en pisos de citas de la provincia de Tarragona. En la operación han sido liberadas cinco víctimas y se ha practicado la detención de diez personas, decretándose el ingreso en prisión de la responsable de la organización y de dos integrantes más.

Las víctimas eran captadas en Paraguay con falsas ofertas de empleo para trabajar en España en el cuidado de personas mayores. Una vez en la península, para pagar la deuda contraída con la organización, eran prostituidas en pisos de citas, donde también eran obligadas a consumir y vender sustancias estupefacientes a clientes y toxicómanos.

Tras varias pesquisas, los agentes pudieron constatar que el entramado estaba dirigido por una mujer de origen paraguayo que residía en la localidad de Amposta (Tarragona). La organización contaba en Paraguay con colaboradores, que solían ser familiares de la principal responsable, encargados de seleccionar y captar a mujeres que vivían en situaciones de gran desvalimiento y vulnerabilidad, a las que ofrecían la posibilidad de viajar a España para trabajar en el cuidado de personas mayores.

Destino España, con escala en Francia

La organización, con la colaboración de una agencia de viajes del país sudamericano, trasladaba a las mujeres en avión hasta España, con escala previa en Francia. La misma agencia era la encargada de proporcionar a las mujeres las instrucciones y el dinero necesario (aproximadamente 2.000 euros) para solventar con éxito el cruce de fronteras. Una vez en Francia, y después de devolver el dinero a personal de la mencionada agencia, las mujeres viajaban hasta el aeropuerto de El Prat de Barcelona, donde eran recogidas por la organización y trasladadas a la localidad de Amposta.

Cuando las mujeres eran alojadas en alguno de los pisos del entramado, tomaban conciencia del engaño sufrido y de la inexistencia de una oferta de trabajo real. Aquí recibían la noticia de la deuda económica contraída con la organización, que debían saldar ejerciendo la prostitución en los pisos de citas de los que disponían. En ocasiones, y para garantizar la variedad en la oferta a sus clientes, la responsable de la organización acordaba con otros proxenetas el intercambio de mujeres. 

Los agentes han llevado a cabo cuatro entradas y registros y cuatro inspecciones en pisos de citas de Amposta, a las que se suman otras dos inspecciones en pisos prostíbulos de la localidad tarraconense de L'Aldea.

Se ha intervenido un total de 8.605 euros en efectivo, 19 gramos de cocaína, dos balanzas de precisión y sustancia de corte, seis teléfonos móviles, un ordenador portátil y diversa documentación relevante para la investigación.