¿Habría tenido España más posibilidades de ganar a Italia si hubiera tirado el primer penalti?

¿Habría tenido España más posibilidades de ganar a Italia si hubiera tirado el primer penalti?
Fuente: Twitter (@SeFutbol)

Tiempo estimado de lectura: 8 minutos


La selección española quedó eliminada por la selección italiana en la tanda de penaltis en las semifinales de la Eurocopa 2020. Ambos equipos se vieron obligados a decidir el partido en esta suerte fatídica al no ser capaces de desempatar en los noventa minutos de partido ni durante la media hora de prórroga.

En una tanda de penaltis, cada equipo se turna para lanzarlos. Según la normativa actual, el árbitro sortea en qué portería se lanza y qué equipo será el primero en enfrentarse al portero rival. El martes por la noche, el primero en tirar fue Italia, que logró clasificarse para la gran final al fallar únicamente una pena máxima frente a los dos errores cometidos por los jugadores españoles Álvaro Morata y Dani Olmo.

Nuestro estudio publicado en la revista Games and Economic behavior plantea la siguiente pregunta: ¿Tiene ventaja el equipo que lanza el primer penalti? La teoría sigue siendo plausible y atractiva. Es coherente con la simplicidad del formato de una tanda de penaltis, una competición sencilla en la que ambos equipos se turnan para intentar marcar desde un punto fijo a 11 metros de la línea de gol.

Sin embargo, demostramos que este no es el elemento más decisivo.

¿Ventaja para el primer tirador?

El resultado de cada lanzamiento en una tanda de penaltis no es ambiguo –es gol o no– y está claro qué equipo va por delante. Dado que aproximadamente el 75% de los penaltis acaban dentro de la red, el orden de los lanzadores puede ser importante porque influye en los resultados intermedios. Tirar después del rival puede suponer tanta presión para los jugadores que empiezan a procrastinar. Muchos parecen adoptar este punto de vista.

El tema ha inspirado una gran cantidad de investigaciones a lo largo de los años, y existen defensores de ambas interpretaciones. Por ejemplo, un artículo publicado en la prestigiosa American Economic Review señaló que disparar primero aumenta significativamente las posibilidades de ganar de un equipo, mientras que las encuestas realizadas más tarde no han identificado tal efecto.

En otros deportes, los resultados relativos a la “ventaja del primero en llegar” también son contradictorios. En el hockey, por ejemplo, se ha argumentado que tirar primero en una tanda de penaltis no proporciona una ventaja significativa. En el cricket, parece que batear primero puede incluso tener un efecto negativo en el resultado del partido.

En nuestro reciente estudio, nos preguntamos si es el derecho a determinar la secuencia de disparos, el derecho a elegir qué equipo tira primero, lo que importa, y no simplemente el hecho de que uno pueda tirar primero.

Cara o cruz

Para dar seguimiento a nuestra hipótesis, analizamos 207 tandas de penaltis en 14 torneos internacionales de fútbol entre julio de 2003 y agosto de 2017, incluyendo la Copa Mundial de la FIFA (10 tandas de penaltis) y la Eurocopa organizada por la UEFA (9) para las selecciones nacionales, y, en lo que respecta a los clubes, las dos copas europeas de la Champions League (30) y la Europa League (68).

Antes de cada tanda de penaltis, el árbitro tira una moneda al aire en presencia de los capitanes de los dos equipos. El capitán ganador puede entonces elegir entre lanzar el primer o el segundo penalti. En teoría, ir en segundo lugar podría ser una opción estratégica si se considera que el portero es mejor que el del otro equipo y tiene más probabilidades de hacer una parada.

Al acceder a las imágenes de vídeo oficiales, pudimos determinar qué capitán ganó el sorteo y qué decisión tomó para los 96 partidos.

Sorprendentemente, resultó que ir primero no era una opción dominante. Sólo el 56% de los capitanes decidieron disparar en primer lugar, mientras que el 44% restante envió a su portero a la portería primero con la esperanza de una parada temprana, quizás creyendo en una “ventaja de segundo movimiento”. En la Eurocopa, celebrada en Francia en 2016, la decisión de lanzar un segundo tiro se tomó incluso en las tres tandas de penaltis del torneo.

El equipo cuyo capitán ganaba el sorteo ganaba alrededor del 60 por ciento de los penaltis posteriores. Esto es significativamente mejor que el 50 % de posibilidades que cabría esperar si las decisiones de los capitanes no supusieran ninguna diferencia.

Además, al igual que la mayoría de las investigaciones anteriores, no encontramos ninguna ventaja en ser el primer equipo en lanzar un penalti, ya que la frecuencia de victorias de los primeros equipos en lanzar un penalti sólo es de alrededor del 51 % en estas competiciones internacionales de fútbol.

El orden de los lanzamientos no parece importar, mientras que el derecho a determinar la secuencia sí. Esto puede deberse a que los capitanes que ganan el lanzamiento de la moneda son capaces de evaluar la fuerza relativa de los porteros y los lanzadores de los dos equipos y entonces deciden la secuencia más favorable.The Conversation

Dominik Schreyer, Assistant Professor of Sports Economics, WHU – Otto Beisheim School of Management; Matthias Sutter, Professor of Economics, Behaviour and Design, Max Planck Institute for Research on Collective Goods y Sascha L. Schmidt, Professor and Director, Center for Sports and Management, WHU – Otto Beisheim School of Management

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.