El AIR Institute logra el primer puesto español en la competición internacional de ciberseguridad del INCIBE

El equipo formado por Pablo Plaza y Manuel López quedó cuarto en la clasificación general, formada por 80 equipos y 320 participantes

El AIR Institute logra el primer puesto español en la competición internacional de ciberseguridad del INCIBE

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos


El Instituto Nacional de Ciberseguridad de España (INCIBE), en colaboración con la Organización de los Estados Americanos (OEA), organizó la séptima edición del International CyberEx 2021, una competición internacional que persigue el fortalecimiento de las capacidades de respuesta ante incidentes cibernéticos

El evento se enfoca de una forma directa hacia un perfil técnico de seguridad con altos conocimientos en el campo de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC). En formato Capture The Flag (atrapa la bandera), los equipos, compuestos por integrantes con formación en seguridad, experiencia en gestión de incidentes, análisis de sistemas comprometidos y auditorías de seguridad, entre otros, tratan de ser los primeros en resolver el mayor número de desafíos posible en torno a categorías como ingeniería inversa, forense, criptografía y pentesting

En la competición participaron 80 equipos integrados por un total de 320 participantes de 33 países distintos (18 países latinoamericanos, 10 europeos, 3 asiáticos, 1 africano y 1 estadounidense). De todos ellos, el primer clasificado español y cuarto en la clasificación general fue el AIR Institute, equipo formado por Pablo Plaza Martínez y Manuel López Pérez. Durante gran parte de las ocho horas de competición permanecieron en primer lugar, pero algunos equipos lograron resolver retos en las últimas horas. 

Según Pablo Plaza, ha sido una competición orientada sobre todo al análisis forense y a la respuesta de incidentes en la que tenían ventaja equipos asociados a CERTs, acostumbrados a tratar con este tipo de tareas. "Me han parecido retos entretenidos, con una dificultad progresiva y que se ajustaban a la realidad. Me habría gustado ver retos de categorías más ofensivas como la explotación o el hacking web, donde habríamos conseguido poner un poco más difíciles las cosas a los equipos ganadores, pero ha estado apretado y ha servido para aprender y progresar, que es lo importante".