Desmantelada en Madrid una organización que utilizaba a menores para robar en cajeros automáticos

Todos estaban sin escolarizar y algunos eran obligados por sus propios progenitores

Desmantelada en Madrid una organización que utilizaba a menores para robar en cajeros automáticos
La Policía Nacional detiene a uno de los responsables de la organización criminal

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos


Agentes de la Policía Nacional han desmantelado una organización criminal presuntamente dedicada a la explotación infantil con fines delictivos. Obligaban a los menores a cometer hurtos y robos con violencia a personas vulnerables por su condición o edad mientras extraían dinero de cajeros automáticos, habiéndose esclarecido más de 200 acciones delictivas.

Durante la operación se han llevado a cabo cinco entradas y registros en domicilio, se han practicado 26 detenciones —todas ellas en Madrid— y se han puesto bajo protección a 37 menores inimputables. A la mayoría de los detenidos se les imputan los delitos de trata de seres humanos con fines de explotación delictiva, pertenencia a organización criminal y delito contra los derechos y deberes familiares, siendo los progenitores los que obligaban a sus propios hijos.

La investigación se inició en diciembre del pasado año, cuando los agentes detectaron un aumento de las denuncias por robos y hurtos en cajeros automáticos por toda la Comunidad de Madrid.  Una vez analizaron toda la documentación, comprobaron que existía un patrón común en todas ella, lo que les hizo pensar que podría tratarse de los mismos autores.

Dos cabecillas de dos familias lideraban la organización

Después de las primeras pesquisas descubrieron que existía un grupo organizado formado por varios clanes familiares que utilizaban y explotaban a menores de edad —que en muchos casos eran sus propios hijos— para cometer estos hechos delictivos. El entramado criminal tenía una estructura perfectamente definida con un reparto claro de tareas. En la cima se encontraban los padres de dos familias, que se encargaban de decidir la zona de actuación de los menores para cometer los robos, así como el procedimiento delictivo.

A continuación, subordinados a ellos y bajo sus órdenes, existían patriarcas de otras familias que coordinaban las actuaciones de intermediarios, que se encargaban del transporte de los menores hasta el lugar de comisión de los hechos, participando también en tales acciones delictivas. Finalmente, el escalón inferior estaba integrado por los menores, todos sin escolarizar, que eran quienes llevaban a cabo los asaltos. En el operativo se detuvo a un total de 18 adultos y ocho menores imputables, además de hacerse cargo de otros 37 menores sin responsabilidad penal por no superar los 14 años.

Esclarecidos más de 200 delitos

Tras pasar a disposición de la autoridad judicial y a la Fiscalía de Menores, se decretó el ingreso en prisión de cinco de los 26 arrestados por los delitos de trata de seres humanos con fines de explotación delictiva, pertenencia a organización criminal y delito contra los derechos y deberes familiares. Asimismo, cabe destacar que estas detenciones han permitido el esclarecimiento de más de 200 delitos patrimoniales cometidos en cajeros automáticos en diferentes puntos del país. Los 37 menores inimputables, también implicados en acciones delictivas, fueron puestos, a través del Grupo de Menores de la Policía Nacional, bajo la protección del Servicio de Emergencias Sociales de la CCMM y Cruz Roja.