Aprobados 13 millones de euros para la mejora de la Red de Vigilancia en Salud Pública

El objetivo del Gobierno es reforzar las capacidades del Sistema Nacional de Salud en coordinación con las comunidades autónomas para prepararlo y poder prevenir y afrontar mejor posibles amenazas sanitarias globales

Aprobados 13 millones de euros para la mejora de la Red de Vigilancia en Salud Pública

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos


(Este contenido ha sido publicado por Jacob, haciendo uso de su inteligencia artificial)

El Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS), en el que se encuentran representadas todas las comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad, ha aprobado hoy la propuesta de distribución territorial de créditos, para el ejercicio presupuestario 2021, destinada a la Red de Vigilancia en Salud Pública. En concreto, las partidas asignadas del importe total de 13 millones de euros, que irán con cargo al presupuesto de Sanidad, en el marco del componente 18 "Aumento de capacidades de respuesta ante crisis sanitarias".

Así, se reforzarán las capacidades del SNS en coordinación con las CCAA, a través del CISNS, como órgano de cogobernanza, para fortalecerlo y adaptarlo a los retos y desafíos a los que se enfrenta. El objetivo, prepararlo para prevenir y afrontar posibles amenazas sanitarias globales y garantizar que todas las personas tengan las máximas oportunidades de desarrollar y preservar su salud.

Cabe destacar que el sistema de información de vigilancia en salud pública contará con una dotación de 27,4 millones de euros para los ejercicios 2021, 2022 y 2023, que incluye una inversión de 8 millones de euros para el nodo central del sistema y 16,2 millones de euros para desarrollar en cada comunidad autónoma los componentes de la Red Nacional de Vigilancia en Salud Pública que incluye inversión a nivel central y autonómico.

Ampliar e integrar los sistemas de información

El objetivo principal de la mejora de la Red de Vigilancia en Salud Pública es ampliar e integrar los sistemas de información de enfermedades transmisibles y no transmisibles existentes en España. Esto incluye el equipamiento y las herramientas tecnológicas que le dan soporte.

La inversión se realizará tanto en el nodo central (nuevo Centro Estatal de Salud Pública y Ministerio de Sanidad) como en los nodos regionales (instituciones de salud pública de las CCAA y ciudades autónomas).

El sistema aprovechará todos los desarrollos e infraestructuras del Nodo Central del SNS, así como los mecanismos actualmente en uso para el intercambio de información administrativa y clínica, tanto en la recepción de datos remitidos desde fuentes primarias, como los que dan soporte a la Tarjeta Sanitaria Individual, Receta electrónica e Historia Clínica del SNS, etc.

Criterios de distribución y reparto

Las actuaciones sujetas a financiación para dar respuesta a las necesidades del SNS en el área de vigilancia de la salud pública se han definido en el marco de la Ponencia de Vigilancia Epidemiológica, grupo técnico de la Comisión de Salud Pública constituido por representantes de las CCAA. Y, en esta línea, en la reunión mantenida el pasado 28 de septiembre, se debatió y aprobó la propuesta de los criterios de reparto para la Red de Vigilancia en Salud Pública para este año.

De esta manera, la distribución a las CCAA y ciudades autónomas se hará: un 40% de manera lineal, aplicando un importe mínimo a cada comunidad autónoma y a Ceuta y Melilla y un 60% se distribuirá por criterios poblacionales, según las cifras del padrón referidas al 1 de enero de 2020.

Prevención del cáncer

El Consejo Interterritorial también ha acordado hoy la distribución de 4 millones de euros a las comunidades y ciudades autónomas con el fin de incentivar la promoción de la salud y prevención del cáncer en el marco de la Estrategia en Cáncer del Sistema Nacional de Salud.

La partida para 2021, distribuida siguiendo como criterio la población diana de estas actuaciones según las cifras del padrón de 1 de enero de 2020, persigue que se lleven a cabo actuaciones que favorezcan la detección precoz de esta enfermedad, su diagnóstico y tratamiento temprano en el conjunto de la población susceptible de padecer la enfermedad.

En concreto, los fondos se destinarán a cribado de cáncer colorrectal en personas de 50 a 69 años y de cáncer de cuello de útero a mujeres de 25 a 65 años. Con ellos, se busca financiar los costes no médicos vinculados a la invitación a participar en esta campaña.